La cantante de 18 años interpretará el tema principal de ‘Sin tiempo para morir’, que se estrena en abril en España

La cantante estadounidense Billie Eilish (Los Ángeles, 18 años) interpretará la canción principal de Sin tiempo para morir, la vigesimoquinta película de James Bond, que llegará a los cines españoles el próximo mes de abril. La noticia ha sido confirmada este martes por la artista en un comunicado. También se ha indicado que el tema ha sido compuesto por ella y por su hermano Finneas.

Al dar a conocer la información, la cantante ha expresado: “Componer la canción principal de una película de Bond es algo con lo que hemos soñado hacer durante toda nuestra vida. No hay nada más icónico que unir música y cine como en Goldfinger y Live and Let Die”.

De esta manera, Eilish se convierte en la artista más joven en escribir e interpretar la canción de una de las películas del famoso espía. En esta ocasión, será el británico Daniel Craig quien dará vida al protagonista en la producción, dirigida por Cary Fukunaga, en la que también participará la actriz hispanocubana Ana de Armas.

Con la elección de Eilish, la saga de películas del agente 007 continúa con su tendencia de reclutar a talentosos artistas mediáticos del momento para acompañar sus producciones. El último elegido había sido el británico Sam Smith, quien compuso e interpretó Writing’s On The Wall, la canción de Spectre, la película de James Bond de 2015. Para Skyfall, de 2012, la encargada había sido la también británica Adele con el tema homónimo. Para Quantum of Solace, de 2010, los intérpretes de la canción principal, Another Way To Die, fueron Alicia Keys y Jack White. Otros famosos artistas que han pasado por el universo Bond han sido Madonna, Tina Turner y Duran Duran.

Billie Eilish, a su corta edad, se ha convertido en los últimos meses en una de las figuras más llamativas en el panorama musical de todo el mundo. Siendo la antítesis de la clásica estrella de pop, es un fenómeno en las plataformas digitales de música y en las redes sociales, y se codea con figuras de la talla de Rihanna, Beyoncé o Katy Perry. Su personaje de chica de barrio independiente y descreída ha conectado con las sensaciones generales de los adolescentes en la actualidad y la ha convertido en uno de los iconos de la generación z, es decir, de los nacidos entre mediados de los noventa y 2010.