En el marco de sus competencias, la Agencia Nacional de Regulación, Control y Vigilancia Sanitaria (Arcsa) emite la calificación sanitaria de restaurantes y cafeterías con el objetivo de facilitar una guía a los representantes de estos establecimientos para que apliquen correctas prácticas de higiene y manipulación de alimentos en beneficio de la salud de la población.

A partir de la declaratoria de pandemia en el país y en el mundo entero, los establecimientos de alimentación colectiva se vieron obligados a adaptarse a nuevos procedimientos en la elaboración, manipulación y entrega de alimentos.

Por este motivo, Arcsa reforzó la estrategia “Califícate con Arcsa” enfocada en los restaurantes y cafeterías de todo el país, a través de la cual, los representantes de este tipo de establecimientos, deben solicitar por escrito a Arcsa una evaluación de su local, previa asistencia a una capacitación sobre normativa sanitaria que debe recibir todo su personal.  En la visita, que es gratuita, los técnicos de la Agencia revisan las condiciones higiénicas de su infraestructura, baterías sanitarias, utensilios y personal; registros de control de plagas, materiales y equipos; control de productos procesados y de consumo inmediato, entre otros aspectos sanitarios.  

En las provincias que confirman la Coordinación Zonal 3 de Arcsa (Chimborazo, Cotopaxi, Tungurahua, Pastaza) se otorgó la Calificación Sanitaria “A” a un total de 22 establecimientos. Esta calificación es una acreditación técnica entregada por la Institución como autoridad nacional sanitaria a los establecimientos de comida que cumplen con óptimas condiciones higiénico-sanitarias y que garantizan que los alimentos que entregan a la población fueron elaborados de forma segura e inocua.

“Para obtener la calificación sanitaria lo único que hice fue acudir a un curso que Arcsa realizó para informarme lo que debía hacer. Luego de unos dos meses pude obtener este certificado que me ha ayudado mucho, porque la gente al ver la insignia en nuestro local sabe que todo se maneja con aseo en la preparación de los alimentos”, dijo Beatriz Sarmiento, propietaria del Restaurante Chifa Oriental del cantón Pastaza.

El obtener la calificación sanitaria representa una mayor responsabilidad no tan solo para los propietarios de establecimientos alimenticios, sino también para los consumidores. Es deber de la ciudadanía exigir y verificar que dichos lugares cumplan con los protocolos de bioseguridad establecidos para evitar la propagación de Covid-19, o la transmisión de enfermedades alimentarias.

Arcsa impulsa e incentiva el desarrollo del sector productivo a nivel nacional y nuestros usuarios lo confirman: “la obtención de este certificado permitió que la gente venga a mi establecimiento confiada y segura a servirse los alimentos ya que la calificación garantiza que mi restaurante cumple con todas las prácticas de higiene y de bioseguridad. Esto ha permitido mayor acogida de mi restaurante”, dijo Gladys Arequipa, propietaria del restaurante “Las papas del Obrero” de Pastaza.

“Califícate con Arcsa” tiene como objetivo contribuir a la protección de la salud a través de acciones que reduzcan las enfermedades transmitidas por alimentos mal preparados o contaminados por malas prácticas de higiene.

Restaurantes y cafeterías de la zona 3 han optado por asesorarse con técnicos de Arcsa con el fin de prestar un mejor servicio, para que el consumidor se sienta seguro al consumir alimentos preparados.  

Jorge Guevara, Coordinador Zonal 3 de Arcsa, dijo: “la certificación es una garantía tanto para la persona que produce como para la que consume, por eso hacemos una invitación a los propietarios de todos los establecimientos a formar parte de esta calificación”. Es indispensable señalar que todos los restaurantes y cafeterías que aplican a la obtención de la calificación son evaluados por categorías, que puede ser: categoría “A”: que considerada la máxima calificación y su rango se encuentra entre los 90 y 100 puntos; categoría “B”: Tiene un rango de cumplimiento entre 80 y 90 puntos.

Cada día son más usuarios que se interesan por esta calificación, y sus experiencias hablan por sí solas: “Yo le di un giro a mi negocio para poder obtener la calificación. Me di cuenta de la importancia que tiene cada parámetro revisado por Arcsa. Ahora mi cocina es más amplia, más limpia, más bonita. El cliente tiene derecho a una atención adecuada, y no solo por exigencia de la normativa, sino porque debemos pensar que nosotros también nos servimos los alimentos y necesitamos sentirnos seguros de consumirlos”, comentó Nancy Tintín, propietaria de Colonial Classic, del cantón Baños de Agua Santa.

Te invitamos a formar parte de este grupo de soñadores, que con nuestro apoyo y capacitación continua alcanzaron sus metas y hoy ofrecen alimentos seguros y de calidad a la población.