El Foro ABC España-Ecuador. Pensar el siglo XXI, recibe este viernes, 5 de noviembre, al presidente ecuatoriano Guillermo Lasso. De visita oficial en Madrid, Lasso, empresario y político de 65 años, compartirá mesa redonda con el expresidente José María Aznar, el sociólogo y académico de Ciencias Morales y Políticas, Emilio Lamo de Espinosa, (vicepresidente de UNIR, Universidad Internacional de La Rioja) y el director de ABC, Julián Quirós, que entrevistará al primer mandatario conservador de Ecuador, en dos décadas.

En este espacio, de reflexión y análisis del grupo Vocento, se abordarán las oportunidades y desafíos que afrontan economías como las de Ecuador y España pero también las del resto de los países que forman la gran familia iberoamericana. El Foro ABC España-Ecuador. Pensar el siglo XXI, -a las 9.30 de la mañana-, se retransmitirá en streaming por la totalidad de las cabeceras de Vocento.

 

Lasso, con poco más de cinco meses en el Palacio de Carondelet, estrenó la Presidencia con retos condicionados por la herencia (deficitaria) recibida y los efectos del azote de la Covid 19. En este breve primer tiempo de su gestión, Ecuador alcanzó a vacunar, con doble dosis, a más del 57 por ciento por ciento de la población, dejando atrás aquellas imágenes de un país devastado y desbordado por una pandemia que ha causado estragos en Latinoamérica.

La hoja de ruta del presidente tiene como líneas maestras tres reformas de calado: tributaria, laboral y de inversión. La Asamblea Nacional (Congreso), con mayoría de la oposición, se resiste a dar luz verde al proceso de reformas de un gobierno con marcado carácter aperturista, dispuesto a enterrar en el pasado cualquier reminiscencia bolivariana y a enfilar la senda de la recuperación.

El Ecuador que quiere reconstruir Guillermo Lasso se esfuerza en abrir la puerta a las inversiones extranjeras y ofrecer garantías de seguridad jurídica y estabilidad democráticas. Los retos que afronta el hombre que evita identificarse con ideologías de derechas o izquierdas, porque su fe (es muy religioso) la tiene en las «buenas ideas», son extensibles a buena parte de una región donde la democracia, según el último Latinobarómetro, no atraviesa su mejor momento. En el terreno económico, un dato invita a ser moderadamente optimista al Presidente Lasso. Tras una contracción del 8 por ciento el pasado año, el Banco Central pronostica que Ecuador crecerá éste un 3 por ciento.

El candidato del movimiento CREO, que llegó a la Presidencia al tercer intento, puede poner en su cuenta del haber un saldo positivo con la exitosa renegociación de la deuda que alcanzó con el Fondo Monetario Internacional (FMI) pero Lasso tiene un problema, como lo tuvo su antecesor, Lenín Moreno, de seguridad e inestabilidad en las calles y un sistema penitenciario que, como en buena parte de Latinoamérica, resulta poco eficaz y protagoniza motines y baños de sangre periódicos con enfrentamientos entre bandas de reclusos. El último, en septiembre en la prisión de El Litoral de Guayaquil, la más grande de Ecuador, dejó un saldo de más de un centenar de muertos. La espiral de violencia, desembocó en una decisión drástica del Presidente: decretó el Estado de Emergencia en el sistema penitenciario y en simultáneo, el de Excepción por 60 días en todo el territorio.

Con rumbo propio, en el plano internacional el Gobierno estrecha lazos con Estados Unidos, principal socio comercial, sin olvidar China, la potencia que gana terreno e influencia en la región y en los cinco continentes. El flamante presidente, confía en cerrar un acuerdo de libre comercio el próximo año con Xi Jinping. El papel o la estrategia que desarrolla, de forma sostenida, el gigante asiático será, sin duda, uno de los temas a diseccionar a lo largo de este «conversatorio” hispanoamericano. También, las relaciones con la Unión Europea, los bloques comerciales y la imagen de España al otro lado del Atlántico. Todo, sin olvidar el efecto de los papeles de Pandora en la región y en Ecuador, por la participación, antes de ser Presidente, de Guillermo Lasso en diferentes sociedades off shore.